Ponte INcómod@​

La diferenciación no es complicada...es incómoda.

 

Los mercados están saturados (mucho). Independientemente del sector en el que desarrolles tu actividad comercial, cada vez la competencia es mayor, los recursos para invertir, en muchos casos irán mermando, y la exigencia de nuestros clientes con respecto a los productos que representamos vs su precio, y por supuesto, el nivel de requerimientos que debemos de reunir para ser competitivos como profesionales, irán creciendo hasta el infinito y más allá.

 

Tras 25 años como comercial, buscando siempre el Santo Grial de la DIFERENCIACIÓN, he llegado a algunas conclusiones:

 

1. No subestimes el poder de las acciones clásicas:

 

¿A qué publicidad, crees que prestamos más atención?:

 

  • A la que llega a los buzones físicos de nuestros despachos y hogares, a nuestra atención, con su sello, sobre y demás menesteres? o
  • A la que llegan a nuestra bandeja de entrada del correo electrónico?

 

Pues según un estudio que presentaron, durante unas Jornadas dirigidas a Pequeñas y Medianas empresas a la que asistí hace unos meses, nos contaron que, pese a que a priori nos viene a la cabeza que el correo en papel está obsoleto, y que es una forma antigua de hacer las cosas, resulta que es la publicidad más revisada por el consumidor final, es decir, por nosotros.

 

No siempre debemos estar innovando, es importante analizar los métodos clásicos que sí funcionan, y hacerlos diferentes con nuestra impronta personal.

 

Cuando nos enfrentemos a un proceso de búsqueda de diferenciación, no nos vayamos directamente a algo inimaginable, supersónico o sideral. Construyamos nuevas rutas, ¡por supuesto! esa es la única forma de llegar a resultados diferentes. Pero analicemos con atención las iniciativas que siempre han funcionado correctamente.

Lo clásico, es acogedor, no lo infravaloremos sin analizarlo previamente. Ni lo nuevo siempre “mola más”, ni lo de siempre ha dejado de aportar valor.

Una vez más, en el EQUILIBRIO, encontraremos la virtud.

 

2. El que quiera peces…:

 

Me vas a permitir que no deje por escrito el final de un refrán maravilloso y sabio. Las oportunidades, las amenazas, la información, las demandas, las acciones, los clientes, en definitiva, las VENTAS...no van a ir a buscarte a casa. Están ahí afuera, así que o sales a por ellas y “te mojas”, o tus competidores lo harán por ti.

 

Pero claro, todo esto es INCÓMODO. Es más fácil esperar a recibir instrucciones de departamentos de soporte, o que tu gerente te inspire, o decirte a ti mismo eso de “virgencita virgencita que me quede como estoy”.

Abrir nuestra mente y buscar otra manera de hacer las cosas, huyendo de lo que venimos haciendo siempre, es CAMBIAR, y este verbo mágico sin el que no habría evolución, es incómodo de conjugar. Sin embargo, te adelanto que de otra manera, no conseguirás sobresalir.

 

3. TÚ, eres la diferencia:

 

Es posible que ya esté todo inventado (o no).

Podrás ser más o menos creativo en función de dónde trabajes como comercial. Pero la tozuda realidad, en la mayoría de los casos, nos obliga a ceñir nuestras ideas a las exigencias de un guión:

  • Por limitaciones presupuestarias.
  • Porque trabajas en un sector conservador.
  • Porque las reglas del juego, en el sector que sea, son restrictivas y hay muchas acciones que no están permitidas.
  • …(o por muchas razones más)

 

Y, bien, ¿dónde está el problema?

 

BIENVENID@ a TI, eres la llave que estás buscando para diferenciarte como comercial y por lo tanto, diferenciar el producto que representas o que tienes que vender.

TÚ, eres genuino e irrepetible.

TÚ, harás que lo que siempre se ha hecho, tenga matices diferentes.

TÚ, encontrarás la manera de optimizar los recursos, incluso cuando éstos sean cada vez más escasos.

TÚ, eres la pesadilla de tu competidor (esto te hace sonreír, lo sé, y también esa seguridad en ti mismo te diferencia)

TÚ, sonríes diferente, hablas diferente, tratas a tus clientes de manera diferente.

 

Pero ser TÚ, también es incómodo, porque va a implicar un nivel de compromiso, dedicación, honestidad y entrega, superior.

Mientras tus competidores se rompen la cabeza (y cuando nosotros mismos  también lo hagamos) buscando fórmulas magistrales para diferenciarse del resto del mundo...recuerda que hacer lo de siempre, pero a tu manera, se convertirá en lo más innovador.

 

Las ventas no son casuales, ni el éxito, ni la genialidad, ni mucho menos la excelencia lo es.

 

¿Quieres una trayectoria profesional en ventas cómoda y común, o prefieres sobresalir como un comercial excelente?

Tu reputación no es lo que dices que vas a hacer, sino lo que finalmente haces (y cómo lo haces).

 

Ponte INcómodo y disfruta del éxito!

 

Aquí #SeVende

 

 

Marca Personal creada por

¡Suscríbete a mis Newsletters!

Inés Torremocha 2017 -

Todos los derechos reservados. 

Política de Privacidad.