Soy Inés Torremocha

y soy comercial.​

 

Vendedora, si te queda más claro.

Mi padre fue vendedor. Y a mí también me gusta vender.

 

Desde que tenía 17 años he vendido cosméticos, ropa,  artículos deportivos, discos, cursos de gimnasio, extraescolares para colegios. He atraído firmas importantes, captado clientes de mucha o poca relevancia, he coordinado la ejecución de proyectos de varias multinacionales en diferentes sectores y, he tenido la enorme satisfacción, de haber trabajado con marcas importantes como Danone, Águila Amstel, Osborne o Lancome, entre otras. De eso va la vida ¿no?  De satisfacción. ¿O es que alguien piensa que puede triunfar en el mundo de las ventas sino disfruta de esta profesión?

 

El proceso de la venta y la forma de relacionarnos en el día a día son muy parecidos. En la vida, negociar forma parte de nuestra rutina. Negociamos con nuestros hijos, con nuestros padres, con nuestra pareja o con nuestros amigos... y cada vez, ponemos en juego nuestro valor como persona, nuestras habilidades y nuestras emociones

 

Después de más de 25 años vendiendo desde la primera línea de batalla, 25 años aprendiendo de mis errores, y algún que otro acierto, he comprobado que identificando, gestionando y liderando mis emociones y, las de los demás, consigo disfrutar de una vida y una venta plena, incluso cuando los resultados no acompañan.

Una venta plena significa vender mejor siendo feliz. ¿Pero cómo se consigue? El secreto es descubrir que todo el potencial que necesita un comercial para alcanzar la excelencia está en uno mismo.

Para ello he escrito “La vida es venta” (2018, Alienta Editorial), mi primer libro. Porque quería compartir contigo toda la experiencia y las claves que hoy me hacen estar en el máximo estatus profesional al que un comercial puede aspirar y ponerla a tu servicio.

 

La vida es venta, necesitaba ser escrita, para verbalizar alto y claro, que la profesión más estratégica, analítica, empática, retadora, resiliente y completa que hay en el mundo, es la de vended@r.

 

Y ahora, la pregunta no es si quieres dedicarte a vender o no… la pregunta es:

 

¿Estás dispuesto a convertirte en el mejor vendedor del mundo y disfrutarlo?​

 

¿Estás dispuesto a convertirte en el mejor vendedor del mundo y disfrutarlo?​

Y ahora, la pregunta no es si quieres dedicarte a vender o no… la pregunta es:

Marca Personal creada por

Política de Privacidad.