Alegría sin causa

¿Conoces la sensación de bienestar que te produce un simple paseo por la playa?¿Disfrutas de un momento durante el día, en el que sientes eso que dicen que es la felicidad? ¿Eres capaz de reconocerte absolutamente pleno...sin más?

 

Bienvenid@ a la ANANDA.

 

Ananda es un término que proviene del Hinduísmo y del Budismo, y que está muy presente en la práctica del yoga y la meditación.

 

La felicidad, lejos de definiciones filosóficas (que sabes que me encantan), es un "músculo" más,  que si lo ejercitamos, nos lleva a un estado mental acompañado de un torrente de hormonas que nos hacen sentir de maravilla. Ésto, tiene una base fisiológica, que consiste en la generación de serotonina, dopamina, y demás sustancias químicas que nuestro cerebro libera cuando estamos ante estímulos que nos gustan, y que nos hacen sentir bien.

 

Ayer mismo publicaban en prensa, que el curso más demandado de la historia en la Universidad de Yale, es el curso de la FELICIDAD, impartido por Laurie Santos.

 

La mayoría de las preocupaciones que inundan nuestros días, inhibiendo la ansiada sensación de fluir, tienen que ver con la dependencia. Con el concepto de “necesidad” que tenemos, tanto de necesidades tangibles, como intangibles.

En realidad, para vivir, no necesitamos mucho más que agua, oxígeno, y alimentos...pero, ¿dónde focalizamos nuestras creencias relacionadas con ser felices?, dime si te suena esto:

 

   * Si tuviese un trabajo mejor.

   * Si me comprase un coche más grande.

   * Si él fuese más romántico.

   * Si ella pasase más tiempo conmigo.

   * Si tal, si cual...entonces yo, sería feliz...

 

Lo siento, es así, vinculamos nuestra felicidad a lo que creemos que necesitamos, en vez de disfrutar de aquello que ya tenemos.

 

Las circunstancias no siempre acompañan, lo sé, por eso el esfuerzo debe ser mayor en esos casos, la intencionalidad de querer hacerlo, debe de ser más fuerte que el desánimo ante la adversidad.

 

Tu mente, tu respiración y tu piel, son una fuente inagotable de estímulos que desatarán esa química natural que te lleve a sensaciones de plenitud máxima. Pero has de permitirte percibirlo y disfrutarlo. Lo contrario a una conducta adaptativa que disfruta del "ahora", tiene que ver con la conducta de buscar sistemáticamente un cambio, esperando que esta vez encuentres la felicidad, sin embargo...busques donde busques, el único sitio en el que encontrarás esa felicidad, es en TÍ.

 

Alegría sin causa, es ese sentimiento de: “Hoy, me falta vida para tanta intensidad”, esas ganas de correr, de saltar, de VIVIR como jamás lo has hecho. Ese punto estratosférico en el que amas a los tuyos más que nunca, que te entregas a tu profesión, a tus amigos, y a tu familia, ese momento en el que dices: “Así, SÍ”. Y no ha sucedido nada en especial, ni has cambiado de coche, ni de trabajo, tu pareja sigue siendo la misma persona que te ama y que sigue a tu lado...porque nada físico ha cambiado. Has cambiado TÚ, tu forma de percibir tu mundo, y eso, es lo que lo cambia todo.

 

Cuando tu mente, tu respiración, y tu piel, están tan orientadas a sentir la vida sin más, confluyen para mecerte en los brazos de esa sensación de alegría sin causa, ese estado de creatividad desbordante, ese bienestar emocional gratuito y sin dependencias que es la Ananda.

 

Feliz VIDA.

 

.

Inés Torremocha - Alegría sin causa

Marca Personal creada por

¡Suscríbete a mis Newsletters!

Política de Privacidad.